#SDPReview: “Satélite Cerati”, el mejor ejemplo de colaboración y asociatividad

Por Utzu García

Es cierto. Sonidos del País es una plataforma estrictamente dedicada a la difusión de la música y cultura nacional, con especial énfasis en la autogestión, pero no podía restarme de este nuevo acontecimiento de la cultura pop hispana, por varias razones precisamente relacionadas al quehacer diario de la escena independiente.

“Satélite Cerati” es una recopilación de 14 piezas en las que el mítico frontman trasandino colaboró para otros proyectos. No es Cerati invitando a sus amigos, sino todo lo contrario, y ahí está el valor agregado de este concepto musical, lo que como propuesta discográfica gana legitimidad.

Primero, vamos a lo musical. El largaduración es un repaso por imágenes icónicas del paiseje sonoro argentino, referencias a ídolos aún más gigantes y un profundo sentido de convivencia y fraternidad. Incluye covers a próceres a los que el propio ex Soda admiraba (Traeme la noche de The Police, junto a Andy Summer y I’m loosing you de John Lennon junto a Los Durabeat), un homenaje mutuo entre Cerati y Spinetta (Té para tres, de Soda Stereo, y Bajan del Flaco), contribuciones con íconos que trascienden de la música (Zona de Proimesas, con Mercedes Sosa o Los libros de la buena memoria, con Lito Vitale), se da un tiempo para compartir con los amigos más entrañables (Tesoro con Leo García y la formidable El Mareo, con Bajofondo, innovador proyecto de tango electrónico a cargo de otro grande como Gustavo Santaolalla). Bajo cualquier prisma, el disco tiene sabor a nostalgia, a justicia, a emoción. Es cierto, mucho de este material ya se encontraba en Al fin su CD, un disco no oficial que circula en la web, y del que extrañan versiones como “Rasguña las piedras” junto a los inmortales Sui Generis.

Pero no se queda ahí. Volviendo a Los Durabeat, una banda tributo a The Beatles, en cuyo álbum homenaje a los Fab Four participaron figuras de la talla de Fito Paez, Luis A. Spinetta, Charly García, León Gieco o Gabriel Carámbula. Sí, con una banda tributo (me sonreiré unos instantes, permiso).

Además, Cerati acudió cada vez que pudo al llamado de músicos independientes, que recién fabricaban sus primeras armas en la escena. Y no sólo prestaba la voz: también contribuía en la composición y arreglos y hasta actuaba en los videos (sí, actuaba, no se paraba frente al mic sólo para cantar). Electroshock, con Telefunka; Nunca iré del power trío femenino No Lo Soporto (en cuyo video Gustavo es un piloto de avión), y 19, con Emmanuel Horvilleur se empinan como las contribuciones más notables.

En una época en la que es imposible un disco sin duetos, la música argentina siempre fue llana a la contribución, a participar en conjunto, a dar y recibir. Ya sea solo compartiendo minutos arriba del escenario, o incluso componiendo juntos. En ese sentido, Cerati era un ejemplo práctico de lo que significa ser solidario en la música. No le importaba si era un homenaje a figuras más trascendentes que él mismo, o si se trataba de una banda que aún no grababa su primer disco. Sin ir mas lejos, poco menos de dos años viviendo en Providencia le bastaron para incidir en el fichaje de Solar en BMG (hoy Sony Music), en producir “Sueños en tránsito” de Nicole, o incluso formar una banda electrónica – Plan V – con músicos locales.

Muchos ponen de ejemplo el éxito de la música argentina en su propio país, los estadios llenos y todo eso que en Chile miramos con insana envidia. Recién hace un par de años se habla de asociatividad, de proyectos colaborativos, de unir fuerzas y entregar algo que deleite al oyente. Cerati siempre supo de eso. Para que hagamos un parangón, es como si editaran en Chile un disco de Jorge González colaborando con Margot Loyola, Lalo Parra, tributando a los Rolling Stones, tocando con Electrodomésticos, Gepe, Jirafa Ardiendo, Lilits, Yorka y Gonzalo Yáñez. Por eso era urgente que en sonidosdelpais.cl habláramos de este disco, que mucho tiene que ver con lo que nos falta a los chilenos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *