#SDPEnVivo: “Saiko, El Inicio” en Club Chocolate: 20 años son sólo el comienzo.

Nuestro colaborador Edu Díaz asistió al show celebrado el sábado 18 de agosto en el mencionado recinto capitalino. Aquí, sus impresiones.

Agradecimientos especiales a Carlos Salazar, y a Gustavo Canales por las fotos.

Podemos pensar, que veinte años son nada. Que pasan rápido, y sin darnos cuenta estamos cumpliendo dos décadas. Nosotros, los que ya estamos en la generación de los treinta, sentimos que veinte años son un tesoro, y claro, es la mayor parte de nuestras vidas. Pero para la destacada banda nacional SAIKO, esto no es igual. Veinte años van desde que comenzó el trabajo de Coti Aboitiz y Luciano Rojas por dejar a La Ley en el pasado, y formar una nueva banda que tuviera como vocalista a una mujer.

¿Habrán podido elegir mejor? Hemos escuchado que hubo otras cantantes chilenas que postularon para ser la vocalista de Saiko. Pero claramente no había otra igual a Denisse Malebrán. El fin de semana pasado, la banda celebró el inicio de este proceso hace ya dos décadas. Dejando en claro que no han pasado en vano.

  
Expectación y ansiedad de su variado púbico marcan la sensación antes que Luciano, Carlos Azócar (guitarrista), Roberto Bosh (Baterista), y el debutante Alejandro Salazar (tecladista) subieran al escenario. La explosión y el fervor aparecen cuando Denisse sube al escenario para comenzar el concierto con “Express”, canción de su disco debut “Informe Saiko”.
La vocalista parece tener más energía que nunca. Su desplante no deja a nadie indiferente. Usa un vestido color negro, característico de la banda, con toques egipcios
Repasan éxitos noventeros cómo “La Fábula” o “Happy Hour”, dónde el púbico que va desde los veinte a los cuarenta y tantos años, corea todos estos hits de la banda.
La sincronía entre todos sus integrantes, sobre todo, de la vocalista con Luciano Rojas, es emocionante. Parece que sintiéramos el cariño y la admiración entre ambos.

Continúa el show con grandes canciones, “Debilidad” o tal vez otras más desconocidas cómo “100 mil vientos”, que parece ser un himno natural de su sediento público. El pop rock sofisticado de Saiko se hace notar. Sin temor a no romper la monotonía de algún arreglo, para destacar su elegancia y sensibilidad.

En su largo setlist, incluyen canciones usualmente no tocadas en vivo, a las que ellos denominan “Lados B”, sorprendiendo a los más de mil asistentes al Club Chocolate. Hay espacio también para la reflexión, un llamado a defender la memoria de Chile, es la consigna más política mientras comienzan a sonar las campanas de “Las Horas”. Canción inspirada en los detenidos desaparecidos.

  
Al finalizar esta canción, tenemos cambio de vestuario. Algo que en lo personal, me seduce enormemente. El cuidado de la estética, el juego con los colores y formas destacan en el escenario acompañado por visuales que no requieren ser muy ostentosas debido a la potencia de los músicos en escena, reflejando que una banda, no es tan sólo como suena.

El público es respetuoso, los llamados “Saiko Adictos”, tienen un valor histórico. Están cerca de la banda, son fieles, respetuosos. Viajan y acompañan a Saiko a donde ellos los convoquen. En primera fila, veo a varios de ellos con poleras negras, que titulan “Saiko 20 años”.
Celebran cantando cada canción. Los integrantes de la banda hacen contacto visual con ellos para corear grandes himnos cómo “Cuando miro en tus ojos” o “Azar”. Es una relación casi familiar que se percibe a primera vista.

En las visuales que observamos, vemos el repaso por el año cada disco, 1999 “Informe Saiko”, 2001 “Campos Finitos”, 2005 “Las Horas”, 2013 “Trapecio” (éste fue el álbum de regreso, luego de la ida y vuelta de Malebrán). Y por último, escuchamos “Lengua Muerta”, última placa publicada por la banda el año pasado que contiene un sonido mas fresco.

Vemos a Denisse sentarse en el escenario, su público se acerca tímidamente para tomar una fotografía, o simplemente cantar junto a ella la canción del útimo disco “Ana”, dedicada a su madre.
Para finalizar, escuchamos la canción que sin duda, representa mejor el sonido de la banda y ya se convirtió en una canción de todos desde principio de los dos mil. Haciendo llegar a la banda al número uno en rankings de la época, y ser escuchados fuera del país.
“Limito con el sol” cierra esta gloriosa noche con papeles picados que una maquina arroja sobre el público, haciendo crecer la excitación y darle la nota fiestera.
Pero no, queda un bis. “Lo que mereces” y “Unos tras otros” sí son las encargadas de finalizar este show de más de dos horas, que marca el principio de la celebración.
Nos dejan claro que veinte años son sólo el comienzo. Confirma que Saiko está preparado para cualquier escenario, y su público, sin duda alguna.

  
Personalmente, me declaro un seguidor de la historia de la banda. No ha sido fácil, casi como cualquier historia familiar. Integrantes se han ido y vuelto. Han ocurrido accidentes, literalmente, que han puesto a la banda en encrucijadas duras, dolorosas. Pero esta noche vimos que todo eso tiene una recompensa: la fidelidad de su público, el hecho que agoten todos los shows que ofrecen, este éxito merecido, y el espacio ganado entre bandas íconos de la música chilena.

Ya es hora de pagar la deuda con ellos, méritos sobran. Sus fans empezaron una campaña a la que hoy me sumo… SAIKO A VIÑA 2019.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *