David DeFlores: “Mi vida entera gira y se mueve en torno a la música”.

El músico chileno está en proceso de difusión de su último y emotivo trabajo: Supervivencia, que devela historias, gustos y experiencias con honestidad y madurez. Para mostrar este trabajo se presentará en Casa Conejo.

Hacer carrera como músico en Chile nunca ha sido fácil, y muy bien lo saben talentosos artistas nacionales que buscan abrirse camino. Pero quien persevera, cosecha triunfos y demuestra que el camino escogido es el correcto. Es lo que le ha pasado a David Deflores, cantautor y multinstrumentista nacional que, sin dudarlo, ha perseverado en lo que sabe es su ruta: la música.

David comenzó muy joven, de la mano de la música y la danza, sabiendo -sin mucha conciencia- que tenía amplias habilidades interpretativas. Aunque decir en esa época que se dedicaría a las artes era un tremendo riesgo, la verdad es que nunca lo dudó mucho. Su decisión obvia era dedicarse a lo que hoy lo define como persona: un músico en todos sus aspectos. “Mis comienzos fueron a los 14 años con una batería regalada por mi madre. Desde niño, siempre fui curioso y quise descubrir distintos instrumentos que dieran sonido y movimiento al cuerpo. Y en paralelo, siempre desarrollé el canto y la danza”, cuenta David, al recordar esas épocas adolescentes, cuando estaba por decidir qué quería en su vida.

Pasaron los años, y finalmente, el año 2003, da el primer paso que definiría con seguridad su rumbo, con su primer trabajo musical serio, “Flash Imperial”, del grupo Goda.

Años después, por ahí por el 2010, nace una de las bandas importantes en su carrera musical: Esencia, junto a Rulo (David Eidelstein), que editó dos placas importantes y con gran repercusión: Presencia y Luchar para Gozar. “En todos estos años he bailado, producido y desarrollado distintos oficios ininterrumpidamente. Y es que mi vida entera gira y se mueve en torno a la música” explica.

Es así como en diciembre del 2015 se difunde “Supervivencia”, que fue lanzado oficialmente en mayo del 2016, en el mítico Bar El Clan. “Supervivencia es un disco autobiográfico que recuerda el pasado, en un viaje hacia el devenir constante, con un proceso de autodescubrimiento. En este proceso, compartí con dos grandes amigos: Esteban Zúñiga y Andrés Celis, productores del disco”, cuenta acerca de su último y emotivo trabajo musical.

De hecho, agrega que “con ellos intercambiamos música, letras, mil historias, mil horas sin dormir y mil horas de escuchar insistentemente las mismas melodías. La vida, cada día nos trae algo nuevo por aprender. Desde lo aprendido, lo recibo con humildad y respeto… Supervivencia”.

Y en junio estará pisando la Casa Conejo para interpretar este trabajo, esperando que se genere una cálida y cercana vibra, para replicar la energía de éste, su último trabajo musical. Por lo mismo, hace la invitación a todos quienes quieran experimentar una noche increíble, con música que espera llegar a todos los espíritus.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *